Home»Entrevistas»Sebastián Basalo: “Este espectáculo busca el humor en las cosas sencillas y simples de la vida”

Sebastián Basalo: “Este espectáculo busca el humor en las cosas sencillas y simples de la vida”

4
Shares
Pinterest Google+

El conductor radial, televisivo y humorista Sebastián Basalo llegará a Bernal para presentar su show “Humor es Basalo” en el teatro Don Bosco, este domingo 10 de junio, a partir de las 19.30.

Antes de su llegada al recinto de Belgrano 280, el protagonista dialogó con La Vereda y se mostró “con mucha expectativa y alegría, como siempre”, ya que “para mí es lindo volver a encontrarme con el público y en Bernal mucho más, porque hay un cariño muy grande desde hace muchos años y el Teatro Don Bosco tiene esa calidez y esa cosa familiar, en la que podemos estar tan cerca de la gente, cosa que a mí me encanta”.

¿Cómo definirías tu espectáculo?

“Humor es Basalo” es un espectáculo para toda la familia. Es un humor blanco, absurdo, en donde podemos hacer humor con diferentes cosas de lo cotidiano, donde la gente se pueda sentir muy identificada.

Lo que tiene el monologuista es que siempre busca algún tema donde la gente se pueda sentir reflejada y nos podamos reír juntos de eso. Y al encarar un espectáculo de humor absurdo, básicamente lo hago con temas cotidianos, como el celular, la tecnología y la falta de ella, que también está en nosotros. Uno se puede reír de lo poco tecnológico que es ante la sobreabundancia de tecnología y de las redes sociales y demás.

Busco el humor en las cosas sencillas y simples de la vida y lo matizamos un poco con canciones. Es un show que permite la participación del público y para irse a casa con un mensaje lindo, amable. Les propongo un lindo momento para venir a divertirse.

¿Cómo ha sido tu evolución sobre el escenario?

Creo que he ido cambiando mucho durante los años la forma de encarar los espectáculos y el humor. Esto, para mí, es una búsqueda que continúa hasta que uno encuentra un lugar en donde se siente bien y cómodo. En el humor absurdo encuentro un lugar así y creo que a la gente también le gusta, porque hoy existe mucho el humor sobre algunas cosas que resultan muy repetitivas.

A este show pueden venir abuelos, grandes y chicos. Creo que hacer humor con las cosas sencillas te permite salir del lugar común, me gusta que la gente que va al teatro pueda sentirse incluida y si van con chicos no se pongan colorados ni tengan que explicarles nada.

¿Qué cosas te divierten?

Yo consumo todo tipo de humor. Me divierte todo, pero obviamente hay algunas personas que me divierten más que otras. Elijo hacer un humor para llegar a la gente, pero después me divierten cosas muy variadas.  Me gusta mucho lo absurdo y el humor blanco que tenía Calabró. Me gusta mucho el humor inglés y acá tenemos grandes cómicos, como Alfredo Silva, que es un amigo, y que es un contador de chistes serial que me hacen reír demasiado.

¿Ves similitudes entre la radio y el teatro?

Digamos que la radio no es un espectáculo de una hora veinte, guionado y estructurado. Van pasando situaciones de las más variadas todos los días y es más improvisado. Entonces, eso te posibilita improvisar solamente con lo que va ocurriendo. En cambio, el teatro es más estructurado. Lo lindo que tiene es que uno se puede encontrar en forma directa con la gente, escuchar su risa y conocer sobre las sensaciones que causa escuchar cada cosa.

La similitud que tiene para mí es que ambas tienen un lugar en el que me permiten hacer reír.

¿Aún existe el nerviosismo antes de salir a escena?

 Siempre hay nerviosismo. Te pasa por la mente el “¿qué hago yo acá?” pero son segundos nada más, es el momento en que la ansiedad te recorre el cuerpo. La incógnita del momento previo de cómo será la función es un desafío, como un examen que uno rinde en cada función. Uno más o menos sabe que el espectáculo funciona y cuáles son los resortes que más dan resultado, pero siempre estará esa incógnita. Ese segundo en donde uno se plantea todo.

Me pasa también cuando entrevisto a actores y les sucede lo mismo; creo que ese es el verdadero fuego sagrado que tiene la profesión. Ese fuego que te hace vibrar y renovar el compromiso que uno tiene constantemente con el teatro.

Anterior

Un gallo para Esculapio se quedó con el Martín Fierro de Oro

Siguiente

Eduardo Tami se presentará junto a su cuarteto en Mala Vida

Sin Comentarios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *