Home»Coberturas»Glenn Hughes revalidó su título de La Voz del Rock en Buenos Aires

Glenn Hughes revalidó su título de La Voz del Rock en Buenos Aires

4
Shares
Pinterest Google+

El cantante y bajista Glenn Hughes regresó a Buenos Aires con el fin de revalidar los pergaminos bien ganados, esos que lo proclaman como La Voz del Rock. Y de hecho, si alguien del público –numeroso por cierto- que se haya dado cita en El Teatro Flores hubiere dudado de ese título, al final de la noche se habrá retirado con la certeza de haber estado equivocado.

Es que pese a su edad (66 años), el timbre, el color, fuerza y matiz en la voz del cantante perdura y lo convierte en un esencial dentro del corazón de los amantes del más puro y frenético rock and roll.

La excusa, por cierto, fue recordar el paso de Hughes por Deep Purple. Paso que, aunque haya sido más que breve (entre 1973 y 1976), dejó discos memorables como Burn y Stormbringer, más uno –Come and taste de band- que resultó ser el primero sin la guitarra de Ritchie Blackmore.

En primer lugar, se destaca la banda que acompaña al también ex Trapeze. Una especie de mezcla entre la experiencia, energía y fuerza de sus integrantes que, si bien no forman un nuevo Deep Purple de aquella época, pueden descansar con la conciencia tranquila, ya que ese tramo de la historia ha sido honrado más que satisfactoriamente.

Soren Andersen se encargó de la guitarra, Jesper Bo Hansen de los teclados y Fernando Escobedo de la batería. Punto aparte para este último, ya que el chileno de tan solo 25 años se compró al público gracias a sus intervenciones que lo llevaron a ganarse el “es mi muchacho” del propio Hughes.

Los acordes del inconfundible Stormbringer fueron los que dieron inicio a una noche que tuvo una más que acertada lista de temas, que continuaron con clásicos como Might just take your life, Sail away y el inconfundible Mistreated, todos pertenecientes al Burn de 1975.

Todos los miembros del grupo luego se lucieron –Escobedo nuevamente a la cabeza- con You fool no one, canción colmada de melodía funky, una base sencillamente arrolladora y solos extraídos de los ’70.

También hubo tiempo para homenajear a figuras que hoy no están físicamente entre nosotros, como el tecladista Jon Lord y el guitarrista Tommy Bolin, quien reemplazó a Blackmore en Come and taste the band y luego falleció a causa de una sobredosis.

El bajista también mencionó al actual líder de Whitesnake y ex compañero en Deep Purple, David Coverdale, con quien compuso “una de las canciones más simples, pero cuyo contenido la hizo perdurar”, en referencia a You keep on moving, canción con la que se despidió brevemente del público.

En su regreso al escenario y con el reconocido bajo Rickenbacker rojo, el músico hizo delirar y saltar a los presentes con Highway Star (junto a Smoke on the water fueron las únicas canciones que no grabó originalmente con Deep Purple) y luego el final con Burn.

Emocionado y agradecido, el músico se despidió de Buenos Aires, ciudad que “siempre me ha atrapado”, con la promesa de regresar lo más pronto posible.

Galería de fotos

Anterior

Kendrick Lamar ganó el premio Pulitzer a la música

Siguiente

La Casa de Papel tendrá su tercera temporada en Netflix

Sin Comentarios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.